Identificación de víctimas

Desafío: identificar víctimas sin rasgos faciales

EE.UU debe lidiar con una gran cantidad de trabajo atrasado en la identificación de restos humanos. En parte, este problema se debe a lo difícil que es identificar una víctima, cuando no cuenta con rasgos faciales para que los reconozcan amigos o familiares.

Solución: reconstruir caras a partir de cráneos

Joe Mullins del Centro Nacional de Niños Perdidos y Explotados (NCMEC) trabaja para cambiar esto, al aplicar sus conocimientos como artista forense a fin de lograr un boceto de la cara de la víctima, con base en las características 3D del cráneo.

Resultados: reconocimiento de las caras

Las “aproximaciones faciales” de Mullins permiten que los familiares de algunas víctimas puedan darle un cierre a su búsqueda. Una vez que se logra un reconocimiento de las caras que crea, se da paso a una confirmación mediante pruebas de ADN y otras evidencias, para lograr cerrar el caso.

 

FARO ScanArm, la medición láser sin contacto

FARO ScanArm

El proceso de medición láser sin contacto que usa el FARO ScanArm es ideal para lograr un modelo digital de los cráneos. Con el FARO ScanArm, lleva aproximadamente cinco minutos documentar por completo cada busto.

Los restos de cientos de miles de víctimas de homicidios se encuentran en cajas de evidencias en todo EE.UU, esperando de ser identificados. En 2005, el Instituto Nacional de Justicia organizó un encuentro estratégico para encontrar una solución a este creciente problema. El NIJ recibió el encargo de usar todas las herramientas disponibles para resolver los casos de personas desaparecidas y de restos humanos sin identificar.

Uno de los resultados de este encuentro es la base de datos de personas no identificadas “NamUs”, a la cual puede ingresar cualquier persona mediante Internet.

Tanto las fuerzas de seguridad como los familiares de víctimas consideran que el sistema NamUs es una herramienta importante para comparar a las personas desaparecidas con los restos sin identificar.

A menudo, se pueden usar técnicas de antropología forense para deducir, a partir del cráneo y otros huesos de la víctima, algunas características, como género, edad, estatura, raza y causa de muerte. Si bien esto permite determinar una identidad, la forma más sencilla de identificar una víctima es publicar fotografías con su cara, con la esperanza de que alguien la reconozca.

Escaneo 3D de bustos

FARO ScanArm

Los datos capturados con el FARO ScanArm se usaron para crear un modelo 3D detallado de cada busto. Los modelos se pueden ver, medir y modificar desde cualquier posición.

¿Qué pasaría si todos esos restos sin identificar tuviesen un rostro? Esta es la misión de Joe Mullins, especialista en imágenes forenses del Centro Nacional de Niños Perdidos y Explotados (NCMEC). Mullins comenzó su carrera en las artes forenses en el año 2000. Creó cientos de imágenes de progresión de la edad para mostrar cómo se vería un niño desaparecido. También trabajó en cientos de reconstrucciones faciales.

Mullins usa las descripciones de cualquier evidencia que pueda obtener de las fuerzas de seguridad para lograr la reconstrucción, como fotografías, la descripción de una ropa y la condición de los restos óseos. En algunos casos, ha creado representación digital en 3D del cráneo capturado con un tomógrafo de un hospital. Hoy en día, estas imágenes se pueden imprimir en 3D para formar un modelo físico del cráneo. Mullins dice, “Si podemos obtener una impresión 3D del cráneo, podemos crear una aproximación facial de arcilla sobre esa copia”.

Joe Mullins

Mullins examina las réplicas de los cráneos que se imprimieron en 3D para su clase de estudiantes de escultura de la Academia de Arte de New York

Sin embargo, el reconocimiento facial no es una ciencia exacta y cada artista forense puede brindar una reconstrucción diferente. En definitiva, Mullins resalta, el objetivo es lograr lo que él llama “reconocimiento inteligente”. Esto significa que espera que la aproximación facial que él crea permita el reconocimiento por parte de alguien que conocía a la víctima y que denunció su desaparición.

Una vez que se logra una identificación posible, se usa la prueba de ADN y otros medios para verificarla.

En sus 18 años en el NCMEC, Mullins ha visto varios ejemplos de aproximaciones faciales que llevaron a una identificación positiva de la víctima. Por ejemplo, el NCMEC recibió un cráneo de una adolescente de South Gate, California, que estaba desaparecida desde hacía varios años.

Se envió un boletín informativo a la comunidad local donde vivía la chica, el cual incluía una aproximación facial hecha a partir de una imagen 2D de su cráneo. De acuerdo con Mullins, un investigador que asistió a la junta donde se mostró la aproximación facial reconoció a la víctima. “Sabíamos que pasaría una gran cantidad de personas hasta lograr la identificación”, dice Mullins, “pero él era la persona indicada”. Después de que el investigador identificara a la víctima, otro residente de South Gate también reconoció a la persona desaparecida y llamó al NCMEC. “La persona que llamó conocía a la víctima y a su asesino”, reveló Mullins.

Representación digital 3D de cráneos

Academia de Arte de New York

Mullins en la primera etapa de la aproximación facial que realizó como parte de la clase en la Academia de Arte de New York

Si bien una tomografía puede brindar una representación en alta calidad de un cráneo, Mullins no siempre puede lograr este tipo de escaneo para los restos no identificados. El objetivo de lograr una representación digital de cada cráneo lo obligó a buscar otros métodos de preservar los cráneos digitalmente sin perder detalle.

Durante una sesión de capacitación en Bogotá, Colombia, para el software Geomagic®, Mullins pudo ver cómo se usa el FARO ScanArm para escanear cráneos. La Fiscalía General de Colombia usa el FARO ScanArm para aplicaciones de antropología forense y aproximación facial.

El FARO ScanArm se diseñó originalmente para usarse en la manufactura para llevar a cabo trabajos de inspección 3D, análisis de medidas e ingeniería inversa. Estas capacidades demostraron ser ideales para escanear cráneos humanos, otros huesos y evidencia pequeña.

El proceso de escaneo sin contacto altamente preciso del FARO ScanArm se puede usar en un laboratorio forense para capturar el modelo 3D de un cráneo, sin correr el riesgo de dañarlo. Un software de Geomagic convierte los datos de escaneo en un modelo 3D que se puede usar para obtener medidas precisas o enviarlas a una impresora 3D con el objetivo de crear un modelo físico del cráneo. Mediante este proceso, todos los detalles de la evidencia se preservan permanentemente con una precisión submilimétrica.

Durante la sesión de capacitación de 3D Systems, Mullins pudo probar el ScanArm para escanear un cráneo. “El FARO ScanArm brinda un escaneo de la superficie de un cráneo”, explica Mullins. “Captura todo tipo de detalles, los dientes, el interior de las fosas nasales, las orejas y más. A mayor cantidad de detalles, se obtiene mejor información sobre la apariencia en vida de esa persona”, agrega Mullins.

Captura de modelos 3D de bustos

Hace unos ocho años, Mullins tuvo la idea de usar los cráneos de víctimas sin identificar para capacitar a los estudiantes de escultura en sus técnicas de aproximación facial. Su idea fue rechazada, dado que no era posible permitir que los estudiantes tuvieran acceso a la evidencia forense. En 2015 y 2016, la clase finalmente se volvió realidad, gracias a un trabajo en conjunto de la Academia de Artes de New York (NYAA) y la Oficina de Medicina Forense de New York (OCME). En lugar de usar evidencia real, los estudiantes aplicaban caras de arcilla a los modelos casi reales de los cráneos que se habían impreso en 3D. Todos los cráneos que se usaron provenían de casos abiertos.

Según Mullins, “Un escultor tiene los conocimientos básicos que se necesitan para ser un artista forense. Conoce la anatomía, la forma humana y la estructura muscular. Puede aprender a aplicar la combinación de arte y ciencia que se necesita para darle un rostro a esos cráneos”.

Hizo hincapié en el hecho de que no se les permitía a los estudiantes tomarse una licencia artística al trabajar en el rostro. Debían permitir que la estructura ósea les dictara los rasgos faciales. Toda la información conocida sobre la víctima, como el género y la raza, se incorporaba también en la aproximación facial. “Tomamos toda la información, aplicamos los rasgos faciales al cráneo y le dimos forma al rosto. El cráneo dicta los detalles”, explica Mullins.

Scott Gershowitz de FARO asistió a la clase de 2016 de Mullins para ayudar a preservar los 18 bustos que finalizaron los estudiantes. Gershowitz usó un FARO ScanArm para capturar modelos 3D de los bustos, para que se puedan compartir en formato digital, modificar o imprimirse en 3D. Gershowitz, que tiene más de 10 años de experiencia como detective de homicidios participó con mucho entusiasmo de la clase. Gershowitz comentó, “Es interesante ver cómo la tecnología como el FARO ScanArm se puede aplicar para lograr hacer más reconstrucciones faciales en menos tiempo y con más precisión. Estas herramientas pueden ayudar a darle un rostro al caso y, con suerte, también un nombre”.

Muchos de los estudiantes indicaron un apego emocional con la víctima del cráneo en el que trabajaban y un deseo de colaborar para que las familias encontraran un poco de sosiego. Cada cráneo representaba una persona real, con una familia que quería saber qué les ocurrió. Estaban muy motivados para lograr un rosto lo más preciso posible. Mullins explicó que, a menudo, le preguntan cómo sabe cuándo detenerse, “Cuando comienzas a ver ese rostro, esa persona que te devuelve la mirada… Ese es el momento de parar”.

FARO ScanArm, solución para escanear cráneos

Academia de Arte de New York

El busto en el que trabaja Mullins en la clase de la Academia de Arte de New York está casi completo.

Si bien la técnica de aproximación facial de Mullins demostró ser una herramienta valiosa para identificar víctimas, ésta depende del acceso a modelos 3D, detallados y precisos del cráneo de la víctima. Mullins está trabajando con el NCMEC para adquirir un FARO ScanArm y usarlo en su trabajo. Esto le permitiría obtener escaneos de cráneos de forma mucho más rápida y sencilla, en lugar de esperar a que le envíen los escaneos de tomografías. “Esta tecnología se necesita de forma urgente, porque hay miles de cráneos esperando en las oficinas forenses o en tumbas numeradas. Preferiría contar con un FARO ScanArm para escanear estos cráneos, en lugar de tener que esperar a que me envíen una imagen del cráneo”, dice Mullins.